Somos una organización sin ánimo de lucro de ámbito estatal de la Iglesia Católica, impulsada y promovida por la Congregación Salesiana y la Familia Salesiana para canalizar los proyectos de intervención social de la Inspectoría Salesiana.

Una fundación que promueve los Derechos Humanos, impulsa una sociedad en la que existen cauces de integración, desarrollo y oportunidades para los menores y jóvenes en riesgo o exclusión social.

Somos una Entidad cristiana y salesiana que presenta a Jesucristo como modelo de persona y ofrece a la sociedad el mensaje liberador del Evangelio, con una clara  opción por trabajar por la juventud en riesgo o exclusión social.

La Fundación Don Bosco es un signo claro y visible del compromiso de la Familia Salesiana para trabajar en favor de la juventud en dificultad y en situación de riesgo. 20 años son testigo de ello. La Fundación fue constituida el 26 de octubre de 1998.

Nuestro centro de atención: Los colectivos vulnerables y   las nuevas pobrezas.

  • Las bolsas de marginación en determinados núcleos urbanos.
  • La desestructuración de las familias, que provoca situaciones de tristeza y abandono.
  • La realidad del paro, que genera procesos de degradación personal y social.
  • El fracaso educativo, que lleva a situaciones de exclusión y riesgo juvenil: alcohol, drogas, agresividad, abusos, malos tratos, sectas, uso alienante del tiempo libre…
  • Las pobrezas que afectan especialmente a la joven: la manipulación de los medios, la discriminación laboral, la explotación sexual, los abusos y malos tratos, los embarazos…
  • El fenómeno de los menores inmigrantes, con historias de pateras y “sin papeles”…

 

Me gusta pensar que la Fundación Don Bosco es una pequeña sala de estar dentro de una gran casa. Una casa acogedora y viva. Que ofrece apoyo a las personas vulnerables que viven cerca, en nuestras calles y plazas; personas que no tienen muchas oportunidades de desarrollo y crecimiento.

Quienes vivimos el carisma salesiano sabemos que la historia salesiana está llena de experiencias, iniciativas y creatividad que buscan dar respuesta a las pobrezas juveniles que nos rodean.

Desde la Fundación Don Bosco trabajamos todos los días por dignificar este colectivo e implementar acciones concretas que generen esperanza a los que no tienen nada y que son, en palabras de Don Bosco, los que más nos necesitan.

¿A QUÉ NOS DEDICAMOS?

Inserción laboral

Nuestros objetivos son ambiciosos:

Generamos las condiciones necesarias para desempleados en situación de vulnerabilidad,  mediante el diseño de recorridos personalizados, continuos y completos que mejoren su empleabilidad,  desarrollando itinerarios de inserción sociolaboral flexibles y adaptados.

Realizamos un acompañamiento continuo a personas y empresas, con acciones de intermediación laboral.

Somos una fuente gratuita de reclutamiento externo para las empresas, a través de nuestra Agencia de Colocación.