SÍNTESIS DEL CARÁCTER PROPIO DEL COLEGIO SALESIANO DE BADAJOZ

Nos definimos como:

El Colegio Salesiano “Ramón Izquierdo” de Badajoz, pretende ser fiel a la misión y al estilo educativo que D. Bosco, que desde el siglo XIX en Turín, mostró su preocupación por la educación y promoción integral de los jóvenes: “buenos cristianos y honrados ciudadanos”

En la propuesta de nuestra Misión, Visión y Valores mostramos el camino a recorrer para responder con fidelidad creativa a la vocación educativa heredada de Don Bosco.

1. MISIÓN: QUIÉNES SOMOS. (Nuestra razón de ser)

En nuestro Colegio Salesiano cada alumno/a recibe la ayuda necesaria para el desarrollo de todas las dimensiones de su persona, construir su propio proyecto de vida, y acceder críticamente al mundo de la cultura.
Nuestra educción se fundamenta en los valores del Evangelio, desde la experiencia educativa de Don Bosco basada en el Sistema Preventivo, abierta a todos y al servicio del diálogo fe-cultura-vida para un armónico desarrollo humano y cristiano. Es decir: “educar evangelizando y evangelizar educando”,


Con los siguientes principios y criterios de actuación:

  • Cultivar un ambiente de familia que educa, de forma que los jóvenes encuentran en ella “su propia casa”.
  • Colocar al alumno en el centro del proceso educativo: le acoge como es, y le ayuda a crecer mediante múltiples propuestas educativas, no sólo en las horas lectivas, sino con otras actividades formativas en el tiempo libre.
  • Privilegiar la presencia de los educadores en medio de los alumnos, su participación en la vida de los jóvenes y su disponibilidad para estar con ellos.
  • Favorecer la participación corresponsable de todos los miembros de la Comunidad Educativo-Pastoral.
  • Facilitar la relación con el entorno de la zona, poniendo a su disposición personas y locales, organizando servicios de promoción y actividades abiertas a todos.
  • Promover la solidaridad con los más necesitados y la colaboración con otras entidades que contribuyen a lograr su derecho a una vida más digna.
  • Aplicar una metodología didáctica abierta y flexible, integrando los avances pedagógicos y tecnológicos, abiertos a todas las clases sociales, atentos a la diversidad de nuestros alumnos, con atención preferente a los más desfavorecidos


2. VISIÓN: HACIA DONDE QUEREMOS IR (Nuestras metas)

Nuestra escuela, cristiana y salesiana, se propone como metas:

  • Potenciar la identidad cristiana y salesiana como lugar donde se favorece el clima educativo y familiar, una síntesis entre la fe, cultura y vida con propuestas de educación en la fe, y comprometida con el entorno y con la sociedad como agente de transformación social.
  • Ofrecer una sólida formación académica de calidad, con voluntad de innovación y mejora continua, y promover una cultura inspirada en los valores del humanismo cristiano, acorde con el estilo salesiano.
  • Estimular entre los educadores la formación inicial y continua humana, profesional, cristiana y salesiana, abierta a las nuevas sensibilidades y necesidades de los jóvenes.
  • Favorecer el sentido de corresponsabilidad en la misión educativa y el carisma salesiano.
  • Responder a los nuevos desafíos que plantea el mundo juvenil y la sociedad, implantando el plurilingüismo, fomentando su vocación europea con los intercambios internacionales, potenciando el trabajo en red interna y externa, uso de las Tic’s, trabajando en diálogo permanente con las familias para promover su implicación en el proceso educativo de sus hijos.
  • Atender de manera personalizada al alumnado, especialmente a los más necesitados, con un plan de atención a la diversidad, con procesos educativos de orientación vocacional y compromiso solidario con la sociedad.
  • Lograr que nuestro Colegio sea un servicio educativo a tiempo pleno y que responda a las necesidades concretas de los jóvenes de la zona, especialmente los más necesitados.

 

3.VALORES: EN QUÉ CREEMOS

Los valores que caracterizan nuestra Propuesta Educativa son:

  • Educa evangelizando y evangeliza educando, para un armónico desarrollo humano y cristiano.
  • Un ambiente educativo, que se caracteriza por: el protagonismo de los destinatarios, el espíritu de familia, la razonabilidad y flexibilidad, el trabajo diario, la invitación a la creatividad, el clima de alegría y de fiesta.
  • La oferta respetuosa de una experiencia de fe, que se caracteriza por: el encuentro con Dios en la vida ordinaria, la celebración de la fe, la devoción a María Auxiliadora, el sentido de Iglesia y las propuestas de compromiso cristiano y promoviendo la solidaridad con los más necesitados y la colaboración con otras entidades que contribuyen a lograr su derecho a una vida más digna.
  • El criterio preventivo, por el cual hacemos propuestas de experiencias positivas de vida y acompañamos a los alumnos en el desarrollo de actitudes que les permitan superar situaciones difíciles.
  • La “presencia-asistencia” animadora de los educadores mediante su disponibilidad para estar presentes entre los jóvenes, participando de su vida, animando sus iniciativas, ofreciendo elementos de maduración personal, favoreciendo experiencias positivas y conductas adecuadas.
  • La relación educativa personal, la confianza incondicional y la acogida positiva de los jóvenes que reconoce en ellos la individualidad y la historia personal de cada alumno, el acompañamiento en la búsqueda del sentido de sus vidas según el modelo cristiano y estilo salesiano, promoviendo relaciones familiares.
  • Asume la cultura de la calidad y de la innovación como herramienta de mejora continua del Colegio, apostando por las metodologías activas y motivadoras, y la cultura del esfuerzo para la realización de sus posibilidades educativas.
  • La participación de todos los miembros de la CEP implicando a las personas en la toma de decisiones, como proyectos que se ayudan y complementan.

 

Casa que acoge:

 

La experiencia de “sentirse en casa” suscita un ambiente rico de confianza y familiaridad.
Estar ahí para los jóvenes y hacérselo saber. La acogida, primero humana, que responda a sus necesidades de hablar, de ser escuchados, de tener encuentros profundamente humanos que les permitan reconocerse y reconstruirse. La verdadera influencia educativa, el verdadero atractivo, tiende a poner en evidencia la originalidad y la peculiaridad de cada niño, adolescente o joven.


Escuela que prepara:

Cada casa salesiana es una escuela donde el educador debe buscar y encontrar el punto accesible al bien de cada joven.
Hacen falta personas que sean capaces de llevar a otras personas de la mano, que acepten la posibilidad de acompañar a otros todo el tiempo que necesiten ser acompañados. Educadores con propuestas necesarias para el progreso armonioso de la personalidad.


Parroquia que evangeliza:

 

Cada joven lleva escrito en el propio corazón el deseo de Dios, el deseo de una vida plena. Esa sed apremiante de respuestas, de sentido, de motivos. El corazón de cada uno ha sido creado lo suficientemente grande para contener al Dios mismo. El Sistema Preventivo es también una espiritualidad donde no se enseña a Dios: se narra diariamente con el testimonio y la pasión educativa.

Evangelizar es acompañar a descubrir a Jesucristo en el pequeño universo de cada joven, en el jardín de la vida cotidiana



Patio que reune:

 

La experiencia del patio es propia de una ambiente espontáneo, en el que se crean y estrechan relaciones de amistad y de confianza.
En el patio, entendido como pedagogía de la alegría y de la fiesta, la propuesta de los valores y la actitud de confianza se realizan de manera auténtica y cercana. Es el lugar apropiado para la atención personalizada, el lugar donde la relación educador-joven supera el formalismo propio de otras estructuras, ambientes y roles.
La alegría es la explicación lógica, convincente de lo que no se logra expresar con palabras. La alegría como prueba del descubrimiento de un amigo.


Algunos documentos de referencia…